Internet durante la pandemia, lo bueno y lo malo explicado por OrCam MyEye 2


En los muchísimos días de encierro obligado por la pandemia casi el único acceso al mundo de fuera de casa ha sido a través de internet. Algunas plataformas digitales han facilitado la conexión a personas ciegas o con discapacidad o baja visión durante el confinamiento, ya fuera para facilitarles el acceso en lo laboral, en lo educativo, informativo o en el ocio.

Pero precisamente la falta de accesibilidad en este medio ha demostrado que es un factor que genera aislamiento y también impide el acceso a servicios esenciales.

Internet como ventana al mundo, pero no para todos…

Actualmente se hacen tantas cosas online que probablemente no nos damos cuenta de cuán esencial es, desde hacer la compra en el súper, a conversar con la familia en un grupo de WhatsApp, marcar citas en el calendario, leer un libro digital, revisar las cuentas del banco…

Y si no existiera la tecnología adecuada, estas operaciones cotidianas no estarían al alcance de las personas con discapacidad visual y, de hecho, aunque existe la tecnología, hay que recordar que gran parte de los servicios no son accesibles, total o parcialmente, a las personas con discapacidad visual porque en muchas ocasiones no se cumplen las normas de accesibilidad en su diseño o en los dispositivos.

El confinamiento ha puesto de relieve lo positivo y negativo del acceso a internet. Sin la posibilidad de trabajar desde casa todo el panorama sería peor todavía, sin las reuniones, conversaciones, sin la posibilidad de compartir documentos y presentaciones. Por no mencionar los servicios básicos de información sobre el coronavirus, su impacto y sobre los servicios médicos. Y, sin embargo, no todo eso es accesible a las personas con discapacidad.

Falta accesibilidad

Las aplicaciones de Covid-19 han sido ejemplo de ello, también páginas médicas, en las que el calendario no es accesible y funciona solo con el ratón, por ejemplo.

Y mientras no se garantice el uso normalizado de la tecnología para personas con baja visión o ceguera, OrCam MyEye 2 facilita el acceso y la independencia de las personas que lo necesiten. Ofreciendo el aparato de inteligencia artificial que que se activa mediante el gesto intuitivo de señalar y que lee, de manera instantánea y discrete, textos impresos o digitales en voz alta y desde cualquier superficie. Su nueva característica de lectura interactiva activada con un procesamiento de lenguaje natural permite además buscar textos específicos.  

Pero no por ello hay que bajar la guardia ni dejar de recordar que el acceso normalizado para todos es absolutamente necesario. Y para ello basta con cumplir con el diseño universal, cosa que mejorará el mundo en el que vivimos y abrirá una ventana de posibilidades a quienes no las tienen.

Obtenga más información sobre OrCam MyEye 2

Rellene el formulario y un representante de OrCam se pondrá en contacto con usted lo antes posible.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la
Política de privacidad y los Términos del servicio de Google.